Quien difama en Twitter, lo paga en Twitter

La Audiencia Provincial de Sevilla acaba de dictar una sentencia pionera que obliga al presidente de la asociación de consumidores Ausbanc, Luis Pineda, a publicar durante 30 días en Twitter el fallo de su condena por difamar en la red social.

El fallo también le obliga a borrar los 57 tuis ofensivos y al pago de una indemnización de 4.000 euros al afectado, el portavoz de Facua, Rubén Sánchez.

Es más, el tribunal le impone un horario de publicación. Durante la mañana, de 9 a 14 horas o por la tarde, de 17 a 22 horas.

La sentencia confirma el fallo anterior dictado por el Juzgado de Primera Instancia número 22 de Sevilla, que le aplicó esta condena por intromisión ilegítima al honor de Sánchez. Contra la sentencia cabe recurso ante el Tribunal Supremo.

En su auto, dictado el 8 de septiembre, la Audiencia de Sevilla confirma que Pineda utilizó en Twitter "expresiones y comentarios vejatorios e insultantes" contra Sánchez que "evidentemente lesionan su honor" y cuya "reiteración" representa "una muestra clara de la intención de atentar contra el honor ajeno".

Miles de seguidores

De esta forma, el presidente de Ausbanc deberá resarcir al demandante en su cuenta: @LuisPineda_  , en la que cuenta con 3.173 seguidores. Fue esta cuenta la que utilizó para acusar a Sánchez con frases como: "por cobrar fondos ilegales se puede ir a la cárcel, no?" o "cuándo explicas tus facturas fraudulentas y dimites de Facua". También le profirió insultos como "golfo", "imbécil", "corrupto", "vago", "sinvergüenza", "vividor" o "caradura”, entre otros.

Tras conocer la sentencia, Pineda insistía a través de Twitter con mensajes contra Sánchez. El portavoz de Facua destacó en conversación con bez la importancia de la sentencia, pero dudaba de sus efectos. “A pesar de la importancia, dudo de que vaya a pararlo”, explicaba.

Y es que desde que presentó la demanda por estos 57 tuits en octubre de 2013, el presidente de Ausbanc ha publicado cerca de 500 ofensas más a través de los 140 caracteres. Calumnias que también son objeto de otras reclamaciones civiles y penales por parte de Sánchez ante los tribunales. Esta primera sentencia, puede servir de precedente a éste y otros casos de difamación en las redes sociales.