Por qué se desploma el precio del petróleo en cinco gráficos

Tags: Lo que debes saber/gráficos/vídeos

Vídeo: Miguel Pato

La Bolsa de China ha puesto en jaque esta semana los parqués del resto del mundo. Pero también ha dejado constancia de una realidad: si las empresas del gigante asiático pierden valor, dejan de consumir petróleo y, cuando esto ocurre, el precio del crudo cae. Estos días se ha situado en su mínimo histórico (43,6 dólares el barril de Brent) desde marzo de 2009, después de haber alcanzado picos vertiginosos de 144 dólares en barril en 2008 y de 128,14 dóalres en 2012. ¿Qué significa esto? José Carlos Díez, profesor de Economía en la Universidad de Alcalá, lo baja a tierra: "Esto quiere decir que el año que viene creceremos menos y crearemos menos empleo".

Las implicaciones de una caída del precio del petróleo no se entienden sin sus razones. Causas y consecuencias se retroalimentan: "Las cifras reflejan los malos datos del comercio internacional, la ralentización de las economías emergentes [como la china] y los malos resultados que han obtenido países como Francia y Alemania en el segundo trimestre", razona Díez. Estos días la explicación más inmediata es la caída de la Bolsa China, el segundo país consumidor de crudo con 10,3 millones de barriles diarios y su implicación directa en la demanda de esta materia prima. Pero hay más: el incremento de la producción de petróleo en la OPEP y hasta la jubilación de los hijos del 'baby-boom' y otros motivos económicos y sociológicos que afectan a la caída de la demanda de petróleo en Estados Unidos (y el resto del mundo), el mayor consumidor de petróleo del mundo con 18,5 millones de barriles diarios. Lo explicamos en cinco gráficos.

 

1. Incrementa la producción en EE UU

Estados Unidos es el mayor consumidor mundial de petróleo, con 18,5 millones de barriles diarios (mbd) en 2012, lo que supone casi el 20% del consumo global. Esta demanda ha venido dictando el precio del petróleo en los mercados; una demanda que ha mantenido, hasta hace una década, una evolución constante gracias a las medidas por la independencia energética, como la prohibición de exportar crudo impuesta en los 70. En 2005, la introducción de la técnica del fracking -polémica por su impacto medioambiental- disparó la producción interna de petróleo, con lo que esto supone para la demanda internacional de crudo.

 

 

2. Los coches son más eficientes

De 8,31 litros de media por cada 100 kilómetros en 1997, según las estadísticas del gobierno británico, a 5,63 en 2013. Cada vez se fabrican coches más eficientes. Y eso, sin contar con el empleo de otras energías más limpias en la industria automovilística.

 

 

3. Los hijos del 'baby-boom' se jubilan

Acabada la Segunda Guerra mundial, entre 1946 y 1964, Estados Unidos registró la tasa de natalidad más alta desde el desplome tras el Crack del 29. Ante la previsión de una nueva etapa de bonanza económica y estabilidad el número de nacimientos creció unos cuatro millones en aquellos años. Ahora, los 'baby-boomers', como se los llamó en Estados Unidos, comienzan a retirarse y por tanto a conducir menos. Al envejecimiento de la población se une la falta de relevo generacional y el que los jóvenes prefieren mudarse al centro de las ciudades y moverse en transporte público.

 

 

4. Los jóvenes se mudan a los centros urbanos y prefieren el transporte público:

Según la Amercian Community Survey 2008-12, que recoge el City Observatory, la población de jóvenes con estudios superiores en los centros urbanos se han incrementado considerablemente en 49 de las 51 grandes ciudades de Estados Unidos. Solo Birmingham y Detroit experimentaron un descenso en el número de habitantes de entre 25 y 34 años entre los años 2000 y 2010. El porcentaje de jóvenes interesados por vivir en los centros de las ciudades, en comparación con la media de la población, ha pasado del 10% en 1980 al 51% en 2010.

 

5. Crecen la producción y el consumo de energías renovables

Estados Unidos ha incrementado el consumo de renovables en un 86% desde comienzos de siglo; al mismo ritmo que lo ha hecho su producción interna de estas energías.